Marysol Fragoso Sosa

Juan Pablo, triunfador en la Corrida de las Luces; volvió la tauromaquia a la capital mexicana

Facebook
Twitter
WhatsApp

El regreso de la Fiesta Brava al máximo escenario de América generó sensaciones encontradas, pues a su llegada al coso a los taurinos  se les llenaban los ojos de lágrimas que era contenidas,  pero que muchos derramaron cuando en el ruedo, entre la penumbra apareció la imagen de la Virgen del Rosario, los jerarcas de la Iglesia, los toreros y sus cuadrillas para encabezar la Corrida de las Luces

El sentimiento desbordó los corazones pues tuvieron que pasar 620 días para volver a  la Monumental Plaza México. El alma les dolía por la ausencia de sus amados compañeros de vida que la perdieron a consecuencia del Covid-19.

Dentro del Embudo de Insurgentes, la luz de cada vela iluminó el espíritu para tomar fuerza y volver a gritar olé como siempre y como nunca, con alegría, pero también con desgarro; con un nudo en la garganta; para los afueras y para los adentros para los que están y para los que se fueron: para todo México. La ovación surgió espontánea cuando se mencionó la labor de médicos, enfermeras y personal sanitario.

Se partió plaza a las 20:35, entre el marco del tapete huamantleco en colores blancos, azules, amarillos y adornos en tabaco. El primer toro que volvió a pisar la arena capitalina se llamó «Rafio», de la ganadería Rancho Seco y correspondió a Uriel Moreno «El Zapata». Este astado embistió de largo, franco y con emotividad, lo cual permitió el lucimiento con variedad en el capote y una brillante colocación de banderillas, tras lo cual, Uriel dio vuelta al ruedo. La labor muleteril fue menos destacada y terminó por desdibujarse. Silencio para el diestro.

Al toro de La Joya fue para Ernesto Javier «Calita», de pinta castaño, con bravura y que se desplazó, lo citó en el centro del redondel, donde le plantó un ceñido cambiado por la espalda y una vibrante tanda con la mano derecha. Cuando el ejemplar  acortó el viaje, el mexiquense se empleó en terrenos comprometidos y se la jugó con seriedad. Despachó de estocada. Palmas.

Juan Pablo Sánchez logró un impactante inicio con la muleta ante el toro de Jaral de Peñas; cuando se puso de hinojos y el toro de arrancó de tablas hacia los medios y lo templó en cinco trazos muy largos, en ese son transcurrió toda la faena y cuando el burel se fue a tablas, también le sacó partido. Se entregó en el embroque final y cortó oreja.

Tras la grave cornada que sufrió en Texcoco, Sergio Flores reapareció en esta corrida ante un toro de Los Encinos de escaso juego, que lo puso a prueba, misma que solventó con disposición y técnica Terminó de estocada. Palmas.

El toro de José María Arturo Huerta fue para Luis David, el público lo protestó por su trapío y se desentendió de la labor. El hidrocálido escuchó protestas tras aviso.

Leo Valadez recibió al de Pozo Hondo, con una larga cambiada de rodillas. Elegante y variado con capote, en especial en una serie de caleserias, colocó banderillas de forma desigual. Pocas opciones tuvo con la muleta. Mal con el acero, recibió un aviso.

FOTO: CORTESÍA NTR TOROS/ MANOLO BRIONES

TE PODRÍA INTERESAR

Paola y Sergio listos para León

El matador tlaxcalteca Sergio Flores y la matadora de Querétaro Paola San Román, que torearán el próximo sábado 25 de mayo en la corrida en

Surge nuevo apoderamiento

El taurino Esteban García Chávez da a conocer el inicio de la relación de apoderamiento con el joven y fino diestro Emilio

Scroll al inicio