Marysol Fragoso Sosa

Brilló la tauromaquia en el Reencuentro entre Toreros

Facebook
Twitter
WhatsApp

El festival llamado Reencuentro entre Toreros se llevó a cabo con éxito artístico en el Cortijo Campo Bravo, de San Juan del Río, Querétaro. A lo largo del mismo los diestros del cartel, nacidos todos a mediados de los años 70´s y alternativados a finales de los 90´s, recordaron con sus faenas aquellas tardes en los ruedos en que disfrutaron e hicieron disfrutar al público de diversas plazas de toros. Los matadores Carlos Rondero, Iñaki Elías y Víctor Pastor cortaron una oreja cada uno; Alfonso Ramírez «El Calesa» bordó a un toro de La Antigua y el aficionado Pedro Pinson, cumplió.

El matador Carlos Rondero quien portó el traje del charro mexicano, enfrentó un astado de la ganadería Teófilo Gómez, que dio buen juego, en especial por el pitón derecho. Como en sus mejores tiempos, Rondero lució con el capote. En cuanto se acomodó con la muleta, cuajó tandas con clase y hondura que calaron en el tendido para provocar sentidos olés. Terminó su labor con una estocada al primer viaje y cortó una oreja.

A Iñaki Elías correspondió un ejemplar de la ganadería Vistahermosa, que resultó el más hecho del festejo, por lo que el animal fue aplaudido por el público en cuanto salió de toriles. El capitalino Elías lo recibió con una tanda que incluyó tres verónicas y una media, la cual destacó por el sentimiento con el que fue interpretada.

Se dobló con el novillo que, metía la cara con calidad por ambos lados, lo aprovechó al ejecutar un trasteo con temple que fue creciendo en cuanto se fue generando. Las tandas de muletazos largos, suaves y rematados con el pase de pecho conformaron esa labor muleteril. Dejó tres cuartos de estocada que hizo doblar al burel. Iñaki fue premiado con un apéndice.

César Alfonso Ramírez “El Calesa” toreó por nota a un novillo de La Antigua. El coleta radicado actualmente en Querétaro se prodigó con el capote. Luego, vinieron las tandas de pases por ambas manos y cambios por la espalda en las que aprovechó que el ejemplar fue obediente al toque y que se desplazó con claridad y emoción. La faena tuvo los sellos de la verticalidad, la largueza y la naturalidad en una labor de arte que no finiquitó con un buen desempeño con la toledana por lo que perdió los apéndices y sólo fue ovacionado atronadoramente.

Victor Pastor ante un bello pupilo de la ganadería de Bernaldo de Quirós, que lució un gran recorrido, mismo que, después de salir del capote se estrelló en uno de los burladeros, lo cuidó y poco a poco logró ligar tandas de buen gusto. Ejecutó una buena estocada, la cual provocó que el novillo doblara rápidamente, por lo que cortó un trofeo.

Por delante toreó el aficionado práctico Pedro Pinson, con un gran novillo de la dehesa De Santiago, con el que disfrutó. Sufrió una voltereta y se exentó de darle muerte, lo cual realizó un novillero que se encontraba en el callejón.

PIE: Alfonso Ramírez, Pedro Pinson, Iñaki Elías y Carlos Rondero. / FOTO: CORTESÍA ROCÍO IBARRA

TE PODRÍA INTERESAR

Alternativa no autorizada

La Asociación Nacional de Matadores de Toros, emite un comunicado en el que señala que:»la alternativa del novillero Luigi Mercury anunciada para

Scroll al inicio